Archivo de la etiqueta: Zaragoza

LA PRIMAVERA, LA SANGRE “BANCARIA” ALTERA

Ya tenemos aquí la primavera, tras un invierno raro, que va a permitir esquiar casi hasta mayo formigal-anayety que tiene a algunos sectores del campo preocupados, pero “es lo que hay” y tendremos que acostumbrarnos en previsión del calentamiento global que ya empezamos a sufrir.

Otro “calentamiento” que nos afecta más ha sido el del sector inmobiliario, ya casi con el primer trimestre de 2016 acabado, que si bien no ha tenido el arranque “intenso” que algunos vaticinaban, sí que es cierto que la incertidumbre política tampoco ha frenado especialmente a la compra de inmuebles por “los particulares” (otra cosa pueden ser las grandes cifras e inversores internacionales que todo sea dicho, nos pillan un poco de lejos) y que en nuestra ciudad mejora las cifras medias españolas.

El mercado residencial en Aragón ha asumido bastante bien la “subida de los inmuebles” (aún sin haber modificado estos sus precios) vía modificación de tipos impositivos en ITP y AJD que pasaron del 7 al 8 % y del 1 al 1,5 % (como todo hacía prever a final del año anterior y que significó unas interminables filas para liquidación de impuestos antes del 31 de diciembre, aunque algo de culpa tuvo también la modificación en sucesiones y donaciones).

Hemos realizado alguna operación con fondos propios sin recurrir a financiación, pero el resto ha comprado a través de entidad financiera, que todo sea dicho, tienen entre ellas una carrera competitiva desenfrenada, con euribor en negativo, ofreciendo desde esta semana pasada hipotecas a tipo fijo desde un 2 % y hasta un plazo de 30 años (completos) y nos consta, que en algún caso, la consigna a empleados es firmar a tipo fijo.

Hasta hace unas semanas, las hipotecas a tipo fijo se firmaban en dos tramos haciéndolas “mixtas” y en el mejor de los casos, nos daban los 20 primeros años a tipo fijo y después había que sentarse de nuevo, ver la situación y finalizar la vida del crédito con un tipo variable. Pues bien, ahora ya disponemos de entidades que se han tirado a la piscina, con la totalidad de la vida de la hipoteca a tipo fijo y en algunos casos, ofrecen fórmulas más flexibles e hipotecas “crecientes” que hacen más factible que el importe de la cuota sea menor al 40 % de los ingresos, en fin toda una declaración de intenciones.

Si bien en el corto plazo van a significar mejores ingresos vía intereses para la entidad, no deja de ser una apuesta fuerte (ya que treinta años son muy largos) y de entrada, nos “asegura” que vamos a tener tipos bajos estables en un buen periodo de tiempo. De la misma manera que el ahorrador sin riesgo, no espere retribuciones superiores al 0,10 o 0,20 %, por lo que cada vez más se vuelve al refugio del ladrillo y pequeños inversores (no necesariamente especuladores) están comprando propiedades de valor medio, para tras un “maquillaje” ponerlas en alquiler, contratando en la mayoría de los casos un buen seguro de impago de alquileres.

Volviendo a lo que cuenta, ya tendremos nuestra reserva para Semana Santa hecha (que parece que va a ser pasada por agua) images SS y si no lo hemos hecho ya, tendremos que viajar lejos, porque por nuestra piel de toro, los niveles de ocupación son francamente altos.

Ya con la vista un poco más lejos, pensar en la operación bikini y empezar a pasarnos un poquito más por el gimnasio para estar presentables (que luego todo son prisas y sudores), pero eso ya será para el post del verano.

Félix Bozal es asesor inmobiliario en BIARRITZ-inmo.

Anuncios

LA FINANCIACION ERA ATRACTIVA…

Jorge y Marina, tenían clara la idea de comprar casa y más ahora que ya tenían un niño. Llevaban un tiempo buscando en la zona y teníamos en nuestra cartera una propiedad que encajaba perfectamente con su demanda… estaba cerca de un gran parque,

junto a colegios e institutos, centro de salud en el entorno, en una avenida principal y muy bien comunicada tanto por transporte público como con la conexión al cinturón de circunvalación.

La vivienda tenía que ser luminosa y aunque el estado de conservación, tenía una importancia relativa, ya que él por su trabajo, tenía al alcance medios y contactos para realizar una buena reforma con el mejor precio, en este caso tenía bastantes puntos a su favor. El hecho añadido de que la comunidad hubiera realizado “los deberes” y tuviera el edificio en un perfecto estado de conservación (tejados, fachadas, ascensor, puerta de acceso, etc) hacía que no hubiese que realizar gastos extraordinarios en un periodo de tiempo amplio.

Ellos tenían claro que iba a ser su hogar durante los próximos años, pero “por si acaso”, realizaron una segunda visita con la familia que les confirmó lo acertado de su elección.

Ahora venía la siguiente fase, ¿como la pagamos?, tenían una buena cantidad de ahorros y como comentaban, el dinero en el banco “no da nada” ahora. Les buscamos diferentes entidades en la que conseguir su hipoteca, hablamos de interés a tipo fijo y con pocos años de amortización (que es lo que buscaban) y por otro lado, ofertas con tipo variable y en ambos casos con unos tipos de interés siempre muy interesantes (un poco en relación con los bajos tipos con los que “se premia” el ahorro).

Después de valorarlo bastante y a pesar de que la financiación era muy atractiva, nuestra pareja decidió comprar al contado.  Una de las operaciones más rápidas que hemos tenido, ya que a los pocos días de tomar la decisión, estábamos todos en la notaría (era una firma bastante concurrida por el número de herederos y sus respectivas parejas) y todo se desarrolló a la perfección.

Salimos de la notaría (muy eficaz por cierto) con una copia simple para el comprador, que le permitía ese mismo día solicitar la licencia de obras al ayuntamiento y el alta de suministros (agua, gas y electricidad) ya que el inicio de obras era inminente deseando pasar las navidades en su nueva casa.

Los nombres son figurados como siempre, pero la historia refleja con bastante detalle una operación reciente.

Félix Bozal es asesor inmobiliario en BIARRITZ-inmo.

POR FIN… TRAS DIEZ AÑOS DE ALQUILER

Simona y Gabriel (nombres figurados), una pareja de ciudadanos del este (ahora europeos), logotipo Eurollevaban 10 años en nuestro país y ya hacía tiempo que valoraban la idea de adquirir una propiedad en nuestra ciudad.images (1) Sus hijos que han crecido en Zaragoza, no tenían tan fuerte el sentimiento de “regresar a casa” y es por eso que como “buenos padres”, pensaron que posiblemente tendrían muchas más opciones de futuro si seguían aquí, donde han creado su círculo de amigos, experiencia escolar e incluso laboral en el caso del hijo mayor.

Decidieron comprar casa y encontraron la ideal, en una propiedad de nuestra cartera, una atractiva vivienda de 1975, con un buen mantenimiento, una amplia terraza, las dimensiones que buscaban y a la vuelta de la esquina de su actual residencia.

El hecho de haber invertido sus ahorros (e ingresos durante un tiempo) descarga (1)en la reforma de su vivienda en el país de origen, les complicaba bastante la operación financiera de compra, por lo que una vez elegida la que querían que fuera su futura casa, empezaba el proceso de búsqueda de financiación (y no iba a ser fácil).

No todas las entidades estaban por la labor de subir más allá del 80 % de la financiación sobre la tasación de la propiedad y eso que la línea de ingresos era la adecuada, los contratos de trabajo indefinidos, capacidad de devolución, etc. etc. pero “el ahorro” era escaso. Fue a través de nuestro contacto con la financiera, cuando se pudo conseguir una tasación “optimizada” (además con una entidad de primer nivel) que permitiera culminar con éxito este proyecto.

Todos los trámites estaban muy avanzados por lo que decidieron poner fecha final a su alquiler, Preparando mudanzaavisando “al casero” con antelación y cuando ya el día de firma de escrituras estaba al caer, la entidad Nos mudamosfinanciera comunicó que había que realizar una nueva valoración del riesgo y todo esto a quince días de tener que abandonar su actual domicilio (alquilado).

Ante la novedad surgida hablamos rápidamente con los propietarios de la vivienda, dos hermanos que nos confiaron la venta de la que fuera la casa de su madre (fallecida hacía un tiempo) y que aceptaron sin dudar la solución que propusimos. Esta pasaba por la realización de un alquiler durante el tiempo en que se demorara la firma y para una ocupación casi inmediata ya que tenían parte de los enseres embalados. hipotecas_0Se acordó que pagaran el mismo importe que en su actual alquiler (una vivienda muy similar) y donde la cuota mensual de la futura hipoteca sería inferior al recibo mensual de arrendamiento.

Finalmente todo salió bien y tampoco se prolongó mucho en el tiempo, resultó curioso que no se hiciera entrega de llaves en la notaría (aunque sí de cheques), pero lo que más nos quedó para el recuerdo, fue la ilusión que tenían los compradores, estaban emocionados y eso que ya llevaban tiempo viviendo en “su hogar”.

Félix Bozal es asesor inmobiliario en BIARRITZ-inmo.